lunes, 28 de septiembre de 2020

Mantener actividad física como promoción del bienestar socio emocional

Durante este año, hemos abordado de manera central el cuidado socio emocional, siendo esta variable reconocida a nivel internacional, como la que más ha sido impactada durante el proceso pandémico y el consecuente confinamiento.
Por ello, es necesario seguir profundizando áreas del desarrollo humano, que nos ayudan notablemente a que podamos sentirnos mejor y eso es, la posibilidad de mantenerse en actividad física para prevenir el sedentarismo. Entre las razones importantes, es que la evidencia científica da cuenta que la actividad física tiende a favorecer la secreción de endorfinas, que son las hormonas fundamentales en la sensación de felicidad. La profesora Andrea Alaracón Palma, Coordinadora del Depto. de Educación Física, y el profesor Gonzalo Chacano Bello, Coordinador del área Co Programáticas, nos comparten a continuación una micro charla sobre este importante tema y nos entregan ideas concretas para aplicar en casa:
Al parecer entonces, sí es posible mantener la actividad estando en casa, sobretodo, pensando en intencionar el cuidado de nuestra salud mental y física. La infografía, nos sintetiza algunas ideas importantes.

viernes, 11 de septiembre de 2020

Descansar y hacer vida el cariño

Deseamos a cada niño, niña y joven de nuestro colegio, a cada madre, padre, abuelito y abuelita, a todas las personas que componen familia, que estas fechas de fiestas patrias que se aproximan en los días que vienen, sean especialmente este año, momento para descansar y hacer vida el cariño y alegría como fuente de esperanza y optimismo. Que esta semana de vacaciones, el centro sea aprovechar la oportunidad de compartir en familia. El comité de convivencia escolar, anhela de todo corazón, los mejores deseos.

miércoles, 2 de septiembre de 2020

Convivencia en el planeta virtual: Desafíos para la formación ciudadana

Irrefutable....irrefutable es la realidad que nos tiene hoy, aprendiendo a usar tecnologías e incluso aplicando lenguajes digitales, bajando App a los celulares, descubriendo maniobras en el uso de plataformas de comunicación virtual. Y es que esta realidad es la nueva plaza pública donde nos encontrábamos todas y todos los domingos para compartir con familia, reconocer a los vecinos, apreciar la naturaleza, asistir a ferias de arte, disfrutar espectáculos, etc. Para nuestros niños, niñas y jóvenes, esta nueva plaza, ya había comenzado. Por tanto, ahora que estamos en esto, unamos criterios y trabajemos colaborativamente, entre madres, padres, educadores, por una formación ciudadana que nos permita desarrollar una sociedad no sólo moderna, sino más respetuosa, justa, respobsable y comprometida con el bienestar de la comunidad social. Hacia este sentido ciudadano, las psicólogas del Comité por la Buena Convivencia Escolar (CBCE) de nuestro colegio, nos comparten una microcharla que nos ayuda a reflexionar e identificar aspectos positivos para el desarrollo humano en este contexto, así como a poner atención en algunos criterios ciudadanos necesarios de aplicar.
A continuación, dejamos las inforgrafías que sintetizan parte de la cápsula de conversación realizada por la psicólogas del comité.

jueves, 20 de agosto de 2020

¿Distancia social o distancia física? Una buena pregunta para hablar en familia

 Hemos escuchado e instalado en nuestro hábito, cuidar los 2 metros  para la "distancia social".


Podemos ver en el barrio las filas para comprar el pan, por ejemplo, o cuando hemos requerido hacer un trámite,  más o menos se nota la intención general de las personas por mantener ese espacio establecido entre unos/as y otros/as. 

Sin embargo, que no nos acostumbremos a creer que esa nomenclatura es sinónimo de dejar lejos los vínculos y afectos que nos conectan y tan bien nos hacen entre personas, como forma de contenernos, ayudarnos y hacernos más humanos/as.

La epidemióloga de la Oragnización Mundial de la Salud (OMS) María Van Kerkhove, señala en abril de este año " Ahora estamos diciendo distanciamiento físico a propósito, porque queremos que las personas permanezcan conectadas" ( Nota completa en Distancia física no social ),  y ello, porque tiene una alta relevancia en el proceso de cuidado de la salud mental, respecto hacer lo necesario para prevenir el contagio del virus por un lado, y por otro, mantener y fortalecer los apegos positivos como forma de prevenir alteraciones de ánimo que terminen en estados depresivos o ansiosos, por ejemplo.

La imortancia del vínculo es visto como positivo también desde el enfoque educativo, los psicólogos educacionales del Departamento de Psicología de  la Universidad de Concepción, Claudia Pérez e Himmbler Olivares, sostienen que cuidar los vínculos es un propósito priotario de alcanzar en el proceso de educación virtual en el actual contexto, ya que esto se asocia al sentido de pertenencia de los y las estudiantes y por tanto, aumenta el compromiso con su colegio y favorece los aprendizajes ( Nota completa en: Crear Vínculo desde la educación virtual ).

Por lo tanto, ocupar desde el lenguaje la diferencia entre ambas expresiones: física y social, implica poder instalar en el inconsciente colectivo la distinción en que una favorece el cuidado contra el contagio viral, y la otra, dice relación con cuidar nuestros vínculos, sin decaer en prácticas como:

* Llamar por teléfono y escucharnos las voces, entre amigos/as y familiares

* Dentro de las posibilidades, planificar gestos de presencia psicológica como enviar fotografías por mensaje directo, de alguna aventura o experiencia en común con esa/esas persona/s que queremos.

* Coordinar video llamadas

* Planificar encuentros de actividad común; cocinar , comer, ver una serie, en linea con la persona que tenemos apego y queremos cuidar.

Hoy las plataformas tecnológicas nos permiten acceder a la protección de los afectos, sin embargo, debe intencionarse el proceso; es muy importante tener en cuenta que cuidar los vínculos requiere de acciones pensadas, sentidas e intencionadas; procurar darnos el tiempo de concretar el gesto que transmita que la otra persona que está con distancia física fuera de mi alcence, me importa.

Finalmente, dejamos acá un enlace que resulta una buena oportunidad para pensar cómo convivir en red, de modo de no detener los procesos de acercamiento virtual, para cuidar nuestros afectos, a través de la conversación con la Doctora y Epistemóloga Denise Najmanocich: Pensar la convivencia en red




martes, 4 de agosto de 2020

Un pequeño empujoncito a la crianza y formación de nuestros/as hijos e hijas

Durante estos meses hemos ido abordando distintas áreas propias al desarrollo socio afectivo en tiempos de confinamiento. Sin embargo, semana a semana estamos evolucionando en este contexto, en aspectos positivos y otros no tanto, con ello, aparecen nuevas necesidades y desafíos, es por esto, que queremos potenciar la ayuda también con nuevos aportes desde especialistas del ámbito infanto juvenil, que nos entreguen pistas para el desarrollo de la crianza que realizamos día a día con nuestros hijos e hijas.

Esta vez, compartimos en esta plataforma dos lineas de ayuda; una desde la psicóloga clínica, terapeuta infanto juvenil y académica de la Carrera de Psicología de la Universidad San Sebastián, Paula Díaz Meléndez, quien nos entrega algunas orientaciones desde la perspectiva del desarrollo socio emocional en particular.  A continuación, presentamos la microcharla que esta profesional preparó para este blog:



Como bien nos dice la terapeuta Paula Díaz, la comunicación es un factor que hoy cobra aún más relevancia debido a la condición de confinamiento que nos hace creer que por estar más juntos por más horas al día, implica que sepamos todo lo que sienten y piensan y nuestros hijos e hijas y por el contrario, expresar nuestros sentimientos y pensamientos, de una forma que en lugar de acercarnos, puede alejarnos unos/as a otros/as. Por ello, la apertura y flexibilidad una vez más se hace presente como tema de diálogo al interior de la familia, haciendo eco de la necesidad de mejorar la dinámica comunicacional de manera sana y nutritiva. La parentalidad positiva, entre otras características, implica ejercer un liderazgo positivo, por tanto, es necesario revisar nuestras prácticas y nuestra puesta en escena en este sentido. Como bien dice la especialista, no se trata que estos cambios hacia una mejor guía nos resulten de inmediato, pero es necesario partir con la intención de revisarnos e intentar poco a poco, a transformar aquello que sea necesario.

Por otro lado, desde otro enfoque en este contexto, podemos repasar la charla que nos brindó el miércoles 29 de julio, la psicóloga especialista en procesos de aprendizaje, Claudia Pérez Salas, quien es además académica del Departamento de Psicología de la Universidad de Concepción, y nos contribuyó con varias ideas concretas para acompañar a nuestros hijos e hijas en su procesos escolar durante este año tan diferente. Sus aportes los encontramos en extenso en el link:


Claudia nos plantea desafíos muy relevantes en coherencia a lo planteado por Paula, ambas, nos muestran la tarea de aprender a flexibilizar estructuras pre establecidas que no sólo sirven para el contexto de confinamiento, sino para la vida posterior a este momento histórico y para comprender cual es el sentido del aprendizaje y cómo se da éste de manera efectiva más allá del contexto de aula lo que nos permite y posibilita intencionar momentos en todo momento de la vida, para lograr aprendizajes con transversalidad.





martes, 21 de julio de 2020

¿POR QUÉ VALORAR EL ABURRIMIENTO?

Sentir que estamos aburridas o aburridos, actualmente es común de escuchar a nivel transgeneracional.

Sin embargo, paradójicamente estas circunstancias permiten otro tipo de respuestas que si las intencionamos, podemos alcanzar importantes aportes al desarrollo personal y hasta de conflictos que estemos cursando.

A continuación, queremos compartir con ustedes una microcharla desde las psicólogas de nuestro colegio, Karina Díaz Valenzuela y Paulina Soto Muñoz; ambas integrantes del equipo de convivencia escolar de nuestro colegio.





Tal como se señala en la microcharla, existe entonces la oportunidad de reconvertir los momentos de aburrimiento, en espacios de re construcción y ayuda.

Esto permitirá de forma concomitante, la expresión de habiliades nutritivas para el desarrollo personal, por lo tanto, demos cabida también, a acciones que posterguen la gratificación que elimine inmediatamente, nuestro aburrimiento.

La siguiente infografía, sintetiza parte de estas ideas:



miércoles, 8 de julio de 2020

Inteligencia Emocional en tiempos de cuarentena

¿ Cómo nos interpelan nuestras habilidades emocionales en tiempos de pandemia?
Sin duda hemos escuchado muchas ideas y consejos en estos tiempos de pandemia, sobre cómo ayudar a nuestros hijos e hijas o cómo enfrentar el estrés y ansiedad a consecuencia de estar confinados en nuestros hogares, para cuidarnos.

Sin embargo, hay una tarea que es permanente y que requiere de nuestra parte, activarnos en consciencia ( como lo expresa muy bien la psicóloga Mónica Steinberg ) para reconocernos emocionalmente, y desde ahi, poder cuidar a otros/as. 

A continuación compartimos una interesante conversación con el catedrático especialista en inteligencia emocional desde la psicopedagogía y psicología, Rafael Bisquerra Alzina, quien ha dedicado años en estudiar la relación que tienen nuestras habilidades en este ámbito y el desarrollo de la convivencia entre personas; esta vez, nos habla sobre el rol y acción que tenemos padres y madres, durante el proceso escolar en contexto de pandemia.

https://www.youtube.com/watch?v=Xvq7iQR1rLY

Entonces, es fundamental reconocernos en primer lugar, de manera que podamos identificar nuestras habilidades presentes y aquellas que nos faltan, teniendo en cuenta que una persona siempre tiene la posibilidad de desarrollar las habiliades emocionales necesarias para el propio cuidado y el cuidado de otras personas. La paciencia por ejemplo, es fundamental de poder cultivarla sobre todo en situaciones díficiles como una cuarentena extensa, pero también, en cualquier otra circunstancia en que la vida nos exija responder regulando nuestros impulsos, para actuar con mesura y sentido de cuidado.